La vida en cosplay

cosplay

Posted by : Miniandrew S. septiembre 14, 2016


Muy buenas a todos, ya comienza a terminarse las vacaciones (quien las haya tenido) y va siendo hora que nos pongamos manos a la obra con nuestra vida diaria y hablando de mano, hoy os voy a comentar una práctica muy habitual entre el 54% de la población (y odiada por el 46% restante), el chasquido de manos.



            ¿Y qué es el chasquido de mano? Tiene muchos nombres depende de la zona en la que viváis, pero no es nada más y nada menos que ese movimiento que hacemos con las manos y que va seguido de un sonido crudo, parecido a un hueso que se rompe, y tiene relación con esto. Así que vamos a ir por partes.

            ¿Por qué hay personas que realizan este movimiento? El motivo puede ser por el placer que supone hacerlo, ya que activamos terminaciones nerviosas de nuestras manos, por la sensación de liberación articular o, simplemente, porque sea un tic nervioso que tenemos y nos ayuda a relajarnos (algunos jugamos con los anillos y otros se crujen los dedos, ¡lo normal!). Pero esta acción es algo más que un gesto que resulta agradable a algunos y un tormento para otros y para ello, vamos a hablar de las repercusiones que esta práctica puede tener en nosotros.

            Para empezar, voy a describiros un poco la articulación de los dedos, o como verdaderamente se llama, metacarpofalángica. ¿De dónde viene este nombre? Proviene de la “unión” de dos estructuras óseas las falanges y los metacarpos, sin embargo, en esta articulación las estructuras no están en contacto directo, sino que están relacionadas por medio de varias estructuras:




·         Superficies articulares: cartílagos articular.                                           
·         Cavidad articular: líquido sinovial.
·         Membrana sinovial.
·         Cápsula articular.
·         Ligamentos extraarticulares.

            ¿Cómo funciona esta articulación? Cada componente tiene un papel, los ligamentos extraarticulares se encuentran rodeando la articulación por fuera, actuando cómo elementos de contención y protección, para evitar dislocaciones de la articulación y favorecer la estabilidad de la misma; la cápsula articular es una estructura que envuelve a los elementos que componen la articulación para mantener su integridad y cuya composición es más rígida; la membrana sinovial se encarga de limitar la fricción y facilitar que la articulación tenga el movimiento necesario además de encargarse de la limpieza de la misma; el líquido sinovial tiene dos funciones, nutrir el cartílago y favorecer también el movimiento de la articulación; y, finalmente, los cartílagos articulares son los elementos que favorecen el deslizamiento de la articulación y amortigua los impactos.





Cómo veis, la mayoría de los componentes de esta articulación tienen como función evitar la fricción y el mal deslizamiento de las articulaciones. ¿A qué se debe esto? A la prevención de las estructuras, ya que un mal contacto entre las articulaciones puede provocar el desgaste de los componentes, lo cual acaba desencadenando en dolor, inflamación, mala función (seguro que todos habéis oído hablar de la artrosis, que no es más que el desgaste de dos estructuras óseas por un mal estado de la articulación).

            Dicho esto, ¿qué tiene que ver esto con los chasquidos de dedos? Bastante, cuando nos “crujimos” los dedos, en la mayoría de los casos lo hacemos porque buscamos la liberación de la articulación, ya que cuando hacemos el movimiento, escuchamos un “crack” que no es nada más que bolsas de gases del líquido sinovial que se liberan (de hecho, en la fisioterapia osteopática es un indicativo de que la articulación se ha liberado con éxito).

            Si bien, una vez realizamos este gesto, la articulación necesita entre 15-30 minutos para regenerar esos gases, por lo cual, no se debe volver a realizar este gesto pasado el tiempo. ¿Cuál es el problema de chascar los dedos? Reconocer que, aunque son varios los Colegios Profesionales de Fisioterapeutas que desaconsejan completamente esta práctica si no es realizada por un fisioterapeuta, al realizar la búsqueda de bibliografía, son pocos los estudios que he encontrado y en la mayoría de ellos, los resultados no son concluyentes. NO OBSTANTE quiero dejar claro una cosa, ¿quiere decir que si los resultados no son concluyentes es bueno hacerlo?

            LA RESPUESTA ES NO, cuando en una investigación se dice que los resultados no son concluyentes significa que HAY QUE SEGUIR INVESTIGANDO porque hay poco material al respecto. Ahora bien, qué os puedo decir de esta práctica. Cómo fisioterapeuta os recomiendo que no abuséis de ella, ya que el realizar este movimiento muchas veces a lo largo del día, estáis lesionando la articulación por varios motivos:
·         Si manipuláis muchas veces la articulación, no le estáis dejando tiempo a la articulación a recomponerse del movimiento y, por lo tanto, podéis acabar lesionando la estructura.
·         Cuando un fisioterapeuta manipula una articulación, lo que busca es liberar la zona bloqueada, con mal movimiento o fijada en una posición incorrecta. Por lo que cuando os chascáis los dedos estáis aumentando el recorrido de movimiento de la misma, lo cual puede desencadenar en un esguince de la articulación.
·         Si el movimiento que hacéis es muy brusco o incluso extremo, podéis provocar la inflamación de la articulación, lo que activa la respuesta inflamatoria del cuerpo, que os acabará provocando dolor, inflamación y limitación de movimiento.
·         Existen artículos que hablan de una pérdida de la fuerza muscular, debido a que ese chasquido afecta a los tendones que recorren la articulación y dado que estamos hablando de la mano, eso desemboca en una pérdida de habilidad a la hora de realizar movimientos.

            Por lo tanto, antes de chascar los dedos, os recomiendo que hagáis movilizaciones de la articulación, cómo puede ser realizar la flexión de los dedos y extensión, incluso realizar círculos con las muñecas, pero sobretodo es importante que nunca abuséis de los movimientos de ninguna articulación y más aún cuando el movimiento no es un desplazamiento propio de la misma.

            Sin más, me despido hasta el próximo artículo, donde os daré algunos consejos para el cuidado de mano y muñeca. ¡Hasta la próxima!

Contacto:
            lacallefisioterapia@gmail.com / @PalCGarca


Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

Leave a Reply

Muchas gracias por tu comentario, recuerda que todos los comentarios están moderados por lo tanto no intentes ni insultar, degradar etc puesto que será eliminado. Gracias!

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments